El florecimiento de los tres Seres (por Lakshmi)

Rubén Guillén. prographimages@yahoo.com
Rubén Guillén. prographimages@yahoo.com

Entrar en contacto de nuevo con el Ser Interior es como volver a casa. Comenzamos a hacernos conscientes de esa parte de nosotros que siempre estuvo ahí en silencio, observándonos, y experimentamos la profundidad de nuestra verdadera naturaleza.

El retorno al refugio interior, situado en el centro del bosque de nuestras vidas, abre las puertas a una plétora de realizaciones. Una de las más fundamentales es que desde este hogar íntimo podemos establecer una conexión con el Gran Ser Trascendental y su naturaleza cósmica, ilimitada, hermosa y bienaventurada. Otra realización esencial es que desde el Ser Interior es posible percibir que el Ser Físico, entendido como el mundo material, es la manifestación del Ser Trascendental.

Al contactarnos con el Ser Interior aparece nuestra identidad real y sabemos quiénes somos más allá nuestras dualidades. Con esta claridad surge la oportunidad de realizar un nivel más alto de existencia y ver el orden del rompecabezas de nuestras vidas. Entendemos que nuestro viaje y la miríada de nuestras experiencias, favorables o desafiantes, eran todas parte del proceso que nos guiaba hasta este lugar. Comenzamos a sentir la naturalidad de la consciencia infantil, y la confusión y las ansiedades se convierten en viejos espejismos que se disuelven.

Una vez establecidos en el Ser Interior podemos hallar la vía para la comunión con el Ser Trascendental. En esta unión es posible comprender que somos parte de un plan colectivo de evolución espiritual. Además vemos con lucidez un diseño universal que no tenía como propósito mantenernos en un estado permanente de media-luz y media-oscuridad, siguiendo un círculo sin fin de formas redundantes y maneras de ser sin una salida.

La gracia proveniente del contacto con el Ser Trascendental nos permite descifrar los acertijos sobre nuestro lugar en la existencia, y así empezamos a jugar un papel coherente en esta obra en desenvolvimiento. Entrar en comunicación con el Ser Trascendental y su naturaleza cósmica nos da la posibilidad de sentir la libertad real y establecer una unión constante con su esencia de alegría. De esta forma, sin importar dónde estemos ni las circunstancias, los vientos de felicidad soplarán en nosotros.

Finalmente, iluminados con el conocimiento del Ser Interior y la gracia del Ser Trascendental nos reconectamos con el Ser Físico. Desde la lúcida comprensión comenzamos a entender que el mundo material es una emanación del Absoluto primordial, y que la fundación de la realidad sensorial y de todos los seres está en el Ser Trascendental original.

En lo sagrado de nuestra naturaleza humana se encuentra la posibilidad de alcanzar una visión última e integrada, que una los tres Seres y sus mundos, el interior, el trascendental y el físico. En esta visión, estos Seres estarán entrelazados y su manifestación ondulará en perfecta armonía.

Podemos ser receptáculos de esta realidad integradora con la invocación de la paz y la verdad en el mundo interior; con la apertura a la sabiduría y la expansión del mundo trascendental, y con la invitación de la voluntad y la claridad para realizar la verdadera naturaleza del mundo físico y ver lo transcendental en lo mundano.

Con la visión de estos tres Seres y con el movimiento de toda nuestra naturaleza para alcanzar esta meta, naturalmente nos veremos atraídos a vivir una vida menos egocéntrica y sentiremos atracción por actividades que nos traigan más sentido. Buscaremos ser extensiones de ese Ser Trascendental en el mundo, instrumentos para acciones positivas y servidores de otros, conscientes de que ellos son en principio una parte de nosotros.

Estamos destinados a ser exploradores de estos tres Seres, superar nuestras barreras e ir más allá de lo conocido. Con su florecimiento en nuestro interior y su manifestación en la vida podremos descubrir el origen de todos los misterios y realizar que este viaje en nuestra consciencia es en esencia un espíritu fragante del deleite, simple y verdadero.

 

0 thoughts on “El florecimiento de los tres Seres (por Lakshmi)”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *