La Luz de oro y Liberación (por Sri Aurobindo)

 

La Luz de oro

Tu Luz de oro en mi cerebro ha descendido

y las grises estancias de la mente por el sol tocadas se han tornado

una réplica brillante del plano oculto de la Sabiduría,

una iluminación tranquila y una llama.

 

Tu Luz de oro en mi garganta ha descendido

y todo mi lenguaje es ahora una divina melodía,

un himno a Ti mi única tonada;

mis palabras están ebrias del vino del Inmortal.

 

Tu Luz de oro en mi corazón ha descendido

subyugando mi vida con Tu eternidad;

ahora se ha vuelto un templo donde Tú habitas

y todas sus pasiones se dirigen solo a Ti.

 

Tu Luz de oro en mis pies ha descendido,

mi tierra es ahora Tu campo-de-juego y Tu morada.

 

 

Liberación 

He arrojado de mí la vertiginosa danza mental

y me hallo ahora libre en el silencio del espíritu,

atemporal e imperecedero más allá del linaje mortal,

en el centro de mi propia eternidad.

 

Me he escapado y ha muerto mi minúsculo yo;

soy inmortal, único, inefable;

he salido del universo que por mí fue creado,

y me he tornado inmensurable e innominado.

 

Mi mente se ha calmado en una vasta e inextinguible luz,

mi corazón es un retiro de ventura y paz,

mis sentidos han sido redimidos de tacto, sonido y vista,

mi cuerpo es un punto en la blanca infinitud.

 

Soy del Ser uno la sola inmóvil Beatitud:

nadie soy, yo que soy todo lo que es.

 

Sri Aurobindo (1872-1950). Filósofo, poeta y maestro espiritual nacido en India. Texto extraído de Poemas de Sri Aurobindo. Edición bilingüe. Barcelona: Fundación-Centro Sri Aurobindo Barcelona. 2004.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *