Sentir: una flecha hacia el Ser (por Verónica Aquistapace)  

Eventualmente encontramos nuevas contracciones, “sorpresas incómodas” que encontramos en nosotros, justo cuando ya nos sentíamos volando en la alfombra mágica. Y entonces, aquello que suponemos (o que nuestra mente supone), eso que no “debería” molestar, aparece y nos cala hondo en la panza y en la garganta.

El asunto es que ese “debería o no sentir esto” es una interpretación mental. Nuestra consciencia se va expandiendo cada vez más, y en su perfecta y absoluta sabiduría nos va mostrando a su debido tiempo dónde, cuánto y cómo tenemos que vernos y amarnos.

Cada situación o experiencia aparece exactamente cuando podemos verla y se presenta en la medida exacta de nuestro proceso evolutivo. En tanto empezamos a dar pasos firmes o zancadas hacia nuestra libertad total, la consciencia comienza a mostrarnos qué debe ser sanado y nos invita a vernos.

Lo maravilloso del proceso es observarnos y disfrutar ese poder ver, en lugar de discutir racionalmente y hacer juicios sobre ese sentir. Evitemos ‘engancharnos’ en ese juego de la mente, y quizá por esa vía descubramos que esa fue siempre nuestra respuesta y nunca aportó una sanación profunda. Por ello entreguémonos a la emoción, dejemos que sea, pues rechazarla es una negación y evasión de nuestro Ser.

Todo sucede justo para que no nos escapemos. Cada sentir es una flecha que va directo hacia nuestro Ser. Ella porta información fundamental sobre nuestras formas de ver el mundo y nuestros deberes ser. A medida que permitamos que el Sentir se exprese con mayor naturalidad, y comencemos a amarnos y amar la perfección de nuestra experiencia humana, esa misma emoción nos irá revelando aspectos desconocidos de nuestra personalidad: tendencias, adicciones, control, estrategias o apegos. Esta visión es una buena noticia, porque si un aspecto aparece ante nosotros significa que podemos sanarlo o transformarlo. De otro modo, estaríamos involucrados en el drama mental, anestesiados y repitiendo conductas automáticas, en lugar de observarnos en profundidad y avanzar hacia una paz permanente.

Cada nuevo surco en el camino de crecimiento y consciencia significa un paso hacia adelante, nunca hacia atrás. La única “consigna” es disfrutar de nuestro proceso, respetándonos a cada paso, amándonos y priorizándonos. Debemos vernos como los dioses o diosas que somos, con amor y compasión infinitas.

Aceptémonos con tooodo lo que estamos descubriendo, in-con-di-cio-nal-men-te. No nos demos la espalda. Y ‘dejémonos en paz’ desde la perspectiva de la mente. Cuando algo nos perturba, primero mirémoslo sin tapujos ni dobleces; después abracémoslo en silencio y compasión, y por último rindámonos. Rendirse, en el mejor sentido de la palabra: soltar el control.

Aunque no tengamos ni la remota idea de cómo se sana esta situación que nos ocurre, por lo menos vamos a estar en estado de entrega, disponibles para la sanación y autoacompañándonos. Contemos con nosotros. Eso y la certeza, la confianza en la vida. Nada más. La fuente, el Universo, la energía no es diferente que nosotros mismos. Seamos nuestra luz al final del túnel, estemos del otro lado para nosotros, con nuestra sonrisa y abrazo.

 

 Veronica Aquistapace

Verónica Aquistapace

Nació en Buenos Aires, Argentina. Estudió Ciencias de la Comunicación con orientación en Procesos Educativos en la Universidad de Buenos Aires. Trabajó como docente en colegios e institutos hasta el 2010.

Es Maestra de Reiki Usui y desde hace años realiza iniciaciones gratuitas en Buenos Aires, Mendoza y Mar del Plata. Enseña meditación con distintas técnicas y es facilitadora de Técnicas Ishaya de Ascensión. Ha recibido formación en Códigos Solares, Regeneración Celular y Terapia de Regresión, entre otras. Actualmente cursa la formación de facilitadora de Liberación de Memoria Celular (CMR).

Verónica es la fundadora de la iniciativa SER Consciente. Describe el horizonte de este espacio con estas palabra: “Expandir la belleza del amor en todas sus formas y contribuir al despertar de la Consciencia es una tarea hermosa que hacemos entre todos, cada uno desde su lugar de acción. Todos hemos venido a amarlo todo y cada situación en la vida, cada encuentro con otro ser es una oportunidad para dar aún más amor cada vez. Sólo podemos hacerlo juntos, en Unidad”.

Contacto: www.serconsciente.com.ar

0 thoughts on “Sentir: una flecha hacia el Ser (por Verónica Aquistapace)  ”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *