Hojas de Inspiración

Armonía: una sinfonía de la vida (por Lakshmi)

Vishnu Bill Hulse. billhulse14@gmail.com

Acabamos de transitar la época de celebraciones, cuando nuestros desafíos se hicieron más livianos, dejamos a un lado las diferencias para compartir y expresamos nuestros mejores sentimientos. Fueron ocasiones de reconciliación y de esperanza por el año que comienza. Con unos días de distancia, hoy podemos decir que durante este tiempo afloró la mejor versión de nosotros mismos, con las cualidades de generosidad, comprensión y afecto.

La observación de nuestro ser en la vida y la intensidad de experiencias de este periodo pueden ser motores para invocar una cualidad quizá olvidada pero esencial para nuestro crecimiento personal: la Armonía. Esta palabra de origen griego significa “acuerdo, concordancia o conexión”, de una forma bella. En la antigüedad, diversas escuelas filosóficas reconocieron su importancia, e incluso Platón la consideró una de las siete cualidades esenciales de la existencia.

Uno de los ámbitos donde mejor se expresa la armonía es en la música. Cuando escuchamos grandes obras interpretadas por orquestas, sabemos que éstas tienen diversos instrumentos, cada uno con singulares características. Sin embargo, mediante la alquimia del compositor con las notas musicales, las cualidades sonoras diferentes comienzan a “hablar”, a comunicarse y entrelazarse, hasta alcanzar la unidad. Al final, nosotros escuchamos una totalidad que nos asombra y conmueve. Así con la armonía musical experimentamos belleza y verdad.

Esta sensación de armonía puede experimentarse en diversos campos de la existencia. Por ejemplo, cuando logramos un equilibrio entre los ámbitos físico, emocional y mental, o cuando entablamos una relación de respeto, confianza e inspiración. El filósofo y poeta indio Sri Aurobindo describe esta experiencia de la siguiente manera: “Armonía es la atracción de objetos y cosas que cuando se unen permiten a la fuerza sagrada manifestarse”.

La mayoría de nosotros quisiera experimentar armonía de forma permanente en el ser interior, las relaciones y los proyectos. Pero, como ocurre cuando la orquesta ensaya la sinfonía, al comienzo existirán desafíos, disonancias y conflictos. En el ámbito interior, en ocasiones las demandas del cuerpo, sentimientos e ideas van en direcciones contrarias. En las relaciones aparecen diferencias, oposiciones y discusiones. Y en nuestras iniciativas existen obstáculos que confrontan nuestras expectativas. Deseamos con intensidad la armonía en cada área de la vida, pero todos estos retos hacen que a veces renunciemos a su búsqueda o esperemos su aparición como acto de magia.

La imagen de la orquesta de nuevo es pertinente. Llegar a una ejecución final armoniosa implica que los músicos deban conocerse entre ellos; estudiar la obra; practicarla en solitario y en conjunto; saber cuándo guardar silencio, ceder o protagonizar, y finalmente, aprender a fluir juntos con la guía del Director.

A su vez, la armonía en la existencia requiere, primero, de un autoconocimiento de las distintas partes de nuestro ser. Para ello es necesario bajar los ritmos, estar atento y activar el cambio. Con calma interior y observación seremos consciente de las partes que debemos atender o recrear.

Segundo, será necesario conocer la obra. Es decir, conectarnos con nosotros mismos y el mundo de una nueva manera, con aceptación, aprecio a la diferencia y visión de unidad. En el instante en que buscamos la unión íntima con nuestro interior, las relaciones con la naturaleza y los otros se abren a nuevas dimensiones.

Tercero, comenzarán los ensayos, con sus fallos, coincidencias, genialidades y acompasamiento. Este tiempo nos enseñará cuándo podemos prevenir, resolver o dejar atrás los conflictos, para protegernos y hallar tácticas que eviten herir a otros. De esta manera, la armonía se convertirá en un estado de ánimo, una manera de estar en el mundo y, sobre todo, un Camino de crecimiento personal. Existirán desafíos que en apariencia no contribuyen al proceso, pero con ellos la sinfonía de la vida ganará riqueza.

Es el tiempo de decidir armonizar nuestro ser interior, relaciones y proyectos. De este modo, veremos la vida como una sala de ensayos para interpretar nuestra obra. La unidad nos inspirará a cultivar el aprecio a la diferencia y la compasión. Con armonía podremos crear juntos y aliviar el sufrimiento. Con la armonía comenzaremos a ver más belleza y encontraremos formas creativas de contribuir al mundo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: